Os mostramos la Campaña del Atún Rojo del Mediterráneo con total transparencia.

Ricardo Fuentes e Hijos ha cerrado de forma ejemplar la última campaña de atún rojo en el Mediterráneo. Con la transferencia de la cuota pescada en Baleares y Cerdeña a sus viveros de la Región de Murcia, la compañía ha finalizado con éxito un proceso que le confirma una vez más como principal referente en el sector en cuanto a seguridad, garantía, calidad y trazabilidad. La aplicación de la última tecnología disponible en cada momento, contar con la flota más completa y avanzada el mundo, la utilización de técnicas de pesca sostenibles y un equipo de trabajo experimentado, especializado y comprometido son las claves que explican esta posición de liderazgo.

En tan solo 4 días, la flota de Ricardo Fuentes e Hijos alcanzó la cuota asignada para este año de 2.851 toneladas, lo que pone de manifiesto que la especie se encuentra plenamente recuperada y en continuo crecimiento. De hecho, la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT) aprobó hace unos meses un nuevo plan de gestión tras comprobar que el plan de recuperación implantado en años anteriores había dado excelentes resultados gracias al compromiso y la labor responsable de todos los agentes del sector.

La pesca en alta mar de estos ejemplares de atún rojo es sólo la primera parte de un procedimiento en el que se cuida hasta el último detalle y para el que Ricardo Fuentes e Hijos ha creado más de 200 empleos directos, que se suman a los 900 trabajadores con los que el grupo cuenta en la actualidad en sus diferentes divisiones. Se trata de un trabajo al que los estrictos controles que aplica la propia empresa, hay que sumar la certificación oficial de observadores internacionales y nacionales a bordo de los propios barcos, así como de miembros de los servicios de inspección tanto españoles como de la Unión Europea.

Pincha aquí para ver el Video de la Salida de la Flota Atunera o simplemente captura con tu móvil este código BIDI.

Remolque y transferencia

La segunda etapa, una vez que el atún rojo ya ha sido pescado, es trasladarlo hasta los viveros de la compañía para lo que Ricardo Fuentes e Hijos utilizó 20 embarcaciones. De ellas, 19 contaban con espacios de remolque de hasta 50 metros de diámetro, mientras que la restante, que acompaña al resto en todo momento, es la que se conoce como de ‘respeto’.

Se trata de una maniobra técnicamente muy compleja, que requiere una gran especialización. De hecho, la velocidad de los barcos con atún rojo vivo en su interior -en esta campaña cada uno de ellos trasladó una media de 150 toneladas- oscila entre 0,5 y 1 nudo, con la finalidad de asegurar que no sufren ningún daño minimizando los riesgos.

Esto supone que los remolcadores procedentes de Baleares tardaron entre 17 y 35 días en llegar a los viveros, mientras que desde Cerdeña el plazo se amplió hasta los 50 días de travesía.

Pincha aquí para ver el Video del Remolque del Atún Rojo o simplemente captura con tu móvil este código BIDI.


Una vez que el pescado ha llegado a los viveros se inicia una tercera fase que se conoce como transferencia y a través de la cual el atún rojo pasa de los barcos remolcadores a las granjas de crecimiento ubicadas en el mar.
Esta operación es, por tanto, un punto clave en todo el ciclo, tiene una duración aproximada de entre tres y cuatro horas y requiere la participación de personal en el barco, en el vivero y buzos bajo el agua. Como mecanismos de control actúan un observador nacional a bordo de cada remolcador, un observador internacional situado en el vivero, los servicios de inspección nacionales y comunitarios, así como cuerpos de seguridad del estado.

Además, en todo momento, la actividad es registrada mediante grabaciones submarinas lo que se convierte en un elemento añadido para garantizar la fiabilidad y seguridad de la transferencia, así como para asegurar la completa trazabilidad.

La información obtenida en cada paso se incorpora tanto a la documentación propia que genera la empresa como en el certificado oficial (eBCD) que identifica a cada atún rojo. Ambos documentos se irán completando con nuevos datos generados en las siguientes fases hasta llegar al cliente final, de forma que este pueda comprobar, en cualquier momento, todo el proceso desde el origen.

Pincha aquí para ver el Video de la Transferencia al Vivero del Atún Rojo o simplemente captura con tu móvil este código BIDI.

Por último pincha aquí para visualizar el video de la actividad del vivero, la extracción del Atún Rojo y su procesamiento en nuestras plantas o si lo prefieres captura con tu móvil este código BIDI.