El Gobierno murciano ha decretado el uso obligatorio a partir de este lunes de la mascarilla en cualquier espacio, abierto o cerrado, exista o no la distancia de seguridad. Se trata de una medida de protección «propia y ajena» para hacer frente a la «expansión contenida» de la enfermedad en la Región durante los últimos días.

Así lo ha hecho saber el presidente del Ejecutivo regional, Fernando López Miras, en una rueda de prensa ofrecida junto al consejero de Salud, Manuel Villegas, tras la reunión del Consejo de Gobierno extraordinario que ha aprobado esta medida, que será aplicada este mismo lunes tras su publicación en el Boletín Oficial de la Región de Murcia (BORM).

El Ejecutivo regional ha tomado esta decisión «siguiendo la recomendación de las autoridades sanitarias, del servicio de Epidemiología y del servicio de Salud Pública», según López Miras, quien ha advertido que la pandemia «sigue estando ahí». Y es que, «aunque una mayoría de los murcianos así lo entiende, otros en cambio no han sido capaces de entender la gravedad de la situación».

CIEN EUROS DE SANCIÓN PARA LOS INCUMPLIDORES
En cuanto a la sanción que se impondrá a los que incumplan esta medida, López Miras ha recordado que el Real Decreto de nueva normalidad establecido a nivel nacional ya recoge multas de cien euros para quien no haga uso de la mascarilla en la situaciones en las que está recomendado.

López Miras ha puntualizado que habrá «algunas excepciones» para el uso de la mascarilla como la práctica de deporte, las playas y piscinas, así como el consumo de bebidas o alimentos en bares y restaurantes. No obstante, ha explicado que, en las playas y piscinas, «es recomendable la mascarilla cuando se pueda usar».

El uso de la mascarilla también será obligatorio en los centros de trabajo y serán los responsables del mismo los encargados de velar por que se utilice.

Fuente: Europa Press.